Castigos y pataletas en niños

LOS CASTIGOS Y LAS PATALETAS

Los castigos deben usarse con cuentagotas, ya que uno repetido muchas veces pierde su carácter corrector. Es necesario remarcar que las rabietas son patrones normales en los pequeños, que ayudan a forjar sus carácter.
Debemos aprender a intervenir cuando sea necesario. Cuando surge un problema, antes de que se produzca la rabieta, debemos ofrecerle ayuda. Mostrarle la manera más cómoda y comprensible de manejar la situación. No se trata de darle todo hecho al niño, sino de ofrecerle distintas estrategias de actuación.

Utilizar recompensas cuando se coopera

Lo que hay que tener claro es que no se debe premiar a los niños por no haber pataleado en lugares y momentos donde otras veces sí lo hacían. Se premiarán estrategias que pongan en práctica los niños como alternativa a las rabietas.
En situaciones muy extremas de mal comportamiento se pueden utilizar los programas de refuerzo: técnicas que identifican al niño las conductas que se quieren conseguir. Esto les aportará puntos diariamente, que canjearán por un premio cuando lleguen a una determinada cantidad.

Actuar contra las rabietas en todo lugar

Si es difícil controlar una rabieta en casa, fuera de ella, se convierte en una prueba de fuego para los padres. La clave para controlar los arranques, sin embargo, es actuar en el momento y lugar en que se produzcan tales conductas.
Ante todo, hay que anticipar la situación y los problemas añadidos que plantea ir con los niños a determinados lugares. En muchas ocasiones, no tenemos en cuenta episodios vividos anteriormente que provocaron conflictos. Abusamos del tiempo de estancia en un supermercado cuando hemos comprobado que si los niños se cansan lloran insistentemente. No controlamos estímulos y, por lo tanto, nos exponemos a situaciones en las que va a ser muy difícil nuestr control.
Pero, si ya estamos en plena situación coflictiva es bueno, una vez más guardar la calma. Retiramos al niño a un lugar más tranquilo donde no moleste. Podemos practicar la modalidad del tiempo-fuera (poner al niño en un rincón hasta que remita su comportamiento desajustado)o decirle que le vamos a premiar por su tranquilidad si deja de llorar y empieza a controlar sus emociones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>